El Gastor en sepia

 

     Popularmente se relaciona al color sepia o de tonalidad café de las fotografías con las fotos antiguas. En realidad se trata de un proceso químico que no tiene que ver con el envejecimiento natural del material fotográfico, y sí con la intención de preservarlo del daño que la luz ocasiona a lo largo del tiempo. Esta técnica consiste en la alteración de las tonalidades de imágenes en blanco y negro, conformada por un color (antes negro) y su gama de valores hasta el blanco. Se suele realizar después de la obtención de la imagen y su primera finalidad está originada por la necesidad de conservación de la misma ya que se pudo comprobar que una fotografía tratada con productos de virado aguantaba mejor el paso del tiempo.
    El proceso del viraje fotográfico sustituye la plata existente en la emulsión fotográfica por otro metal o sustancia química originando en unos casos una intensificación de la imagen y en otros un cambio de tonalidad. Aunque el color más conocido es el sepia se utilizaron otros muchos como el azul o el oro.

Gracias por su atención.